Archivos Mensuales: diciembre 2012

Fabra da carpetazo a la era Camps

Hoy ha sido un viernes de muchos movimientos en la Generalitat; reducciones de Consellerías y cambio de consellers.

Tres de ellos, supervivientes de la era Camps y que desde esta mañana ya son historia.

 La primera semana se produjo la primera salida forzada de Jose Manuel Vela que será sustituido por Juan Carlos Moragues, al frente desde hoy de la conselleria de Hacienda y Administraciones públicas.

La segunda de las incorporaciones es la de Manuel Llombart, titular a partir de ahora de la conselleria de Sanidad, hasta ahora en manos de Luis Rosado. La tercera incorporación es la de Asunción Sánchez Zaplana, hasta la fecha concejala del Ayuntamiento de Aliacnte, al frente de Bienestar Social en sustitución de Jorge Cabré. Salen también del Gobierno valenciano la hasta ahora consellera de Turismo, Lola Johnson y Maritina Hernández, hasta hoy al frente de Agricultura.

Otra de las noticias ha sido la reducción a 8 de las consellerías, por lo que Máximo Buch, unirá a sus competencias de Economía e Industria a las de Empleo y Turismo; mientras que María José Catalá asumirá junta a Educación la responsabilidad de Cultura y Deporte. Finalmente, Serafín Castellano tendrá bajo su responsabilidad Justicia, además de Gobernación. Isabel Bonig mantiene Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

 

Prisión para Díaz Ferrán por la Operación Crucero

El ex Presidente de la CEOE ha sido condenado a prisión eludible bajo fianza de 30 millones por los supuestos delitos de alzamiento de bienes y evasión de capitales.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha decretado esta medida cautelar tras la declaración de Díaz Ferrán que ha durado más de una hora y media.

Esta fianza es la más alta fijada en España a título individual junto con la impuesta al empresario Javier de la Rosa en 1999 dentro del caso Torras.

Según las investigaciones, Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, ya fallecido, vendieron a De Cabo el grupo turístico Marsans en junio de 2010 dentro de un pacto para que el empresario valenciano les ayudara a ocultar bienes y evadir capitales hacia paraísos fiscales para evitar pagar a sus acreedores, con los que mantiene deudas superiores a los 1.000 millones de euros.

La Audiencia Nacional ha bloqueado 50 millones de euros en metálico y cheques al portador que el entramado de De Cabo presuntamente intentaba sacar de España y que provenían de sociedades del grupo Marsans y otras empresas vinculadas a Díaz Ferrán y Pascual.

También han pasado a disposición judicial Iván Losada, la mano derecha del empresario valenciano en las sociedades que compraba y vaciaba (como Viajes Marsans, Vías Canales y Puertos, TECONSA o Nueva Rumasa), y otros supuestos testaferros como Antonio García Escribano, Rafael Tormo Aguilar y José Pardo Manrique.

También serán interrogados el resto de detenidos, entre los que destaca el cuñado de De Cabo, Teodoro Garrido, la secretaria del empresario valenciano, Susana Mora, y el responsable financiero Carmelo Estéllez Jimenez.

Díaz Ferrán detenido por blanqueo y alzamiento de bienes

La detención del que fuera Presidente de la CEOE se ha producio esta mañana en una operación que se ha saldado con nueve detenciones, entre ellos Ángel del Cabo, uno de sus colaboradores.

Los registros dentro de la que ha sido llamada Operación Crucero continúan en Madrid y Valencia, según han informado fuentes policiales.

El arresto se ha producido una vez cerrada la amnistía fiscal que el Gobierno puso en marcha para que los evasores fiscales pudiesen repatriar capitales pagando un gravamen del 10% del patrimonio aflorado, aunque acogerse a ella no suprimía el delito.

Esta no es la primera vez que Díaz Ferrán tendrá que dar explicaciones ante la justicia ya que también está acusado de un presunto delito de quiebra fraudulenta y apropiación indebida ya que, según sostiene la fiscalía, ha desviado a Suiza 4,9 millones de euros.

Según un informe de la brigada de blanqueo de la Policía Nacional que trascendió en julio, el que fuera máximo dirigente de la patronal española entre 2007 y 2009 desvió “desde una empresa irlandesa del Grupo Marsans” los fondos. El dinero estaría en una cuenta a nombre del empresario valenciano Ángel de Cabo, quien en su día compró Marsans a precio de saldo y que estaría actuando de testaferro de Díaz Ferrán a cambio de una “sustanciosa cantidad”, según fuentes fiscales.

La Audiencia Nacional ya ordenó el embargo de los bienes del empresario, que se declaró en quiebra personal al no poder hacer frente a la cantidad que se le exige por la quiebra de Marsans y que asciende a 417 millones de euros.

Durante su última comparecencia en la Audiencia, celebrada el pasado marzo, Díaz Ferrán culpó a su socio, Gonzalo Pascual, fallecido hace cinco meses, de llevar a Marsans a la ruina ya que él tenía pocas funciones ejecutivas en el grupo. Por este motivo, aseguró que no estaba al día de las cuestiones financieras de la empresa ni conocía el destino del dinero que se recaudaba con la venta de los billetes y las reservas. De hecho, llegó a declarar que él solo era responsable del transporte por carretera de Marsans y que Pascual gestionaba la división de transporte aéreo.

El grupo turístico se declaró en quiebra en verano de 2010 dejando a más de 4.700 afectados y una deuda acumulada superior a los 400 millones de euros.